“Cualquier empresa que no toma sus decisiones mirando al consumidor, no tiene futuro”

LIDE Argentina realizó una nueva edición de LIDE Debate que, en este caso, abordó la coyuntura en la que se encuentran el mercado, los nuevos hábitos de consumo y la logística.

El evento se desarrolló bajo el tema Nuevos hábitos de consumo y revolución logística. Tendencias que definen el futuro, y contó con la presencia de destacados líderes de cada uno de estos sectores.


El inicio y la moderación del evento estuvo a cargo de Rodolfo de Felipe, Presidente de LIDE Argentina, que comenzó diciendo: “No es un secreto que estamos atravesando un sendero de cambio cultural que afecta gravemente a los procesos de toma de decisiones, lo que se traduce en cambios de hábitos de consumo que impactan en el funcionamiento de los mercados”.


“Hoy, consumir en un hábito estético y moral, porque no consumimos objetos y servicios sino formas de vernos y de ver a los demás. Eso nos constituye en cierta clase de consumidor: ecológico, distinguido, revolucionario, conservador…”


“En un presente donde el consumo gira en torno al consumidor, los líderes empresariales estamos obligados a sumergirnos en un proceso de reflexión profunda, liberándonos de las cadenas de nuestros propios automatismos, de lo que ya sabemos o creemos que sabemos, de nuestro status quo, preguntándonos ¿Qué estamos haciendo? ¿Cómo lo estamos haciendo? ¿Por qué lo estamos haciendo?”.


“En ese contexto, pensar el mundo post pandemia para nuestras empresas y organizaciones como si no dependiera de nosotros, es desaconsejable. Y si es peligroso para el mundo, para la Argentina lo es más. Entonces, en vez de plantearnos un escenario fáctico (cómo va a ser y qué va a pasar), yo los invito a plantearnos un escenario ético (qué es lo que queremos que pase), y para ello los convoco al protagonismo”.


A continuación, el Presidente de LIDE Argentina presentó formalmente a los destacados panelistas que compartieron la jornada: Alejandro Rodríguez, Gerente General de GS1 Argentina; Mariela Mociulsky, CEO y fundadora de Trendsity, y Presidenta de Saimo; Guillermo Fazio, Presidente de GS1 y Head of Supply Chain y Operaciones Región Plata de Nestlé; Federico Braun, Presidente de La Anónima; y Carlos Cirimelo, CEO DE Andreani.


GS1 ARGENTINA | QUÉ ES Y CÓMO TRABAJA


Alejandro Rodríguez basó su exposición en describir qué es y cómo trabaja GS1 Argentina: “GS1 Argentina es una organización sin fines de lucro que se encuentra presente en 140 países”.


“Para quienes no nos conocen, somos los que, desde hace más de 35 años, digitalizamos los procesos de consumo masivo a través de la incorporación del código de barras”.


“GS1 es conducida por sus asociados, que son las principales empresas del país. Estamos en varios mercados como supermercadismo, consumo masivo, salud, construcción, por mencionar sólo los más referentes”.

Y prosiguió: “Nos encontramos presentes en la identificación de los productos y el desarrollo del proceso logístico, pero también en los sistemas de pago. Desde hace tiempo desarrollamos los estándares de los documentos para el intercambio electrónico de datos, como facturas, remitos, avisos de despacho, entre otros”.

“En pocas palabras GS1 está relacionada con la identificación de los productos y en brindar soluciones para mejorar la eficiencia de las empresas”.

En relación a la trazabilidad de los productos, manifestó: “Contamos con una plataforma para el intercambio de documentos, además de sistemas de trazabilidad muy reconocidos, hemos colaborado con el sistema de trazabilidad de la ANMAT, relacionado con los medicamentos, y con el SENASA, para todo lo que tenga que ver con los alimentos”.

“Por otra parte, desde hace varios años, realizamos estudios e informes de disponibilidad en góndola y cuál es el comportamiento del consumidor cuando encuentra -o no- un producto. Con esa información, todos nuestros asociados trabajan colaborativamente para mejorar la presencia de los productos”, concluyó.


EL IMPACTO DEL COVID EN LAS MEGATENDENCIAS Y EN EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR


Mariela Mociulsky compartió durante su ponencia una interesante presentación, que está presente en el video del evento.


“La pandemia tuvo un enorme impacto en las megatendencias y en nosotros mismos como consumidores y personas. Las tendencias son manifestaciones que responden a valores vigentes para un grupo social, en un momento y lugar determinado y estos valores tienen una relación muy estrecha con los cambios demográficos, tecnológicos y geopolíticos que se están presentando”.


Y citó los cambios en cada una de esas áreas:


Cambios demográficos: Cambia la conformación de la familia, la extensión de la expectativa de vida y la configuración de cada etapa de la vida. Las familias son más pequeñas y de distintos tipos, con menos hijos y más mascotas, y un notable cambio en los roles de género.


Cambios tecnológicos: Se aceleró sensiblemente la revolución digital, que ya se estaba produciendo, y cambió la forma de informarse, de comunicarse, de trabajar y de consumir.


Cambios geopolíticos: Existe un notorio cambio en los liderazgos mundiales.


“Estos cambios determinan megatendencias que a su vez derivan en tendencias más concretas que ya se están viendo en el mercado; pero lo más interesante es poder entender estas megatendencias porque nos muestran el sentido de los cambios, hacia dónde vamos”.


Si bien los cambios y megatendencias son globales, en el caso particular de nuestro país, Mociulsky manifestó: “La inflación y la economía continúan liderando el ranking de preocupaciones de los argentinos. A esto se suma el agravamiento de la situación laboral y el temor de los riesgos que se enfrentan en términos de salud derivados de la pandemia”.


En cuanto al consumo, lo que marcan las tendencias son la seguridad e higiene en primer término, en segundo lugar, los precios y promociones, seguidos por la Responsabilidad Social Empresaria (que las empresas hagan y no sólo digan), la disponibilidad de los productos y la comunicación entre las marcas y sus consumidores”.


“En otros aspectos, las encuestas marcaron una aceleración de la conciencia ambiental, la superación de muchas barreras en relación a la digitalización y un aumento de la desigualdad social, de allí la necesidad de complementariedad para enfrentar la crisis y las soluciones estructurales”, concluyó


GUILLERMO FAZIO: “EL NIVEL DE ABASTECIMIENTO ESTUVO DENTRO DE PARÁMETROS CASI NORMALES”


Como representante del sector de empresas del consumo masivo y tu rol como presidente de GS1 Argentina ¿Cómo fue este año desde el punto de vista del abastecimiento de los mercados?


La pandemia no sólo fue un evento inesperado sino también de gran impacto. A todos los que formamos parte de compañías de consumo nos tocó la responsabilidad de mantener el abastecimiento y eso nos obligó a adpatarnos para trabajar en medio de esta circunstancia.


En Nestlé priorizamos garantizar la salud y seguridad de todo nuestro personal, la de aquellos que debían asistir a su puesto de trabajo, como también la de nuestros proveedores.


Además, esta pandemia puso de relieve la importancia que tiene la logística, ya que debió seguir operando a pesar de la complicada e inédita coyuntura y lo hizo de manera sobresaliente.


Sobre el abastecimiento, creemos que sólo es posible a través de la colaboración entre las empresas, ninguna compañía por grande que sea, puede lograrlo por sí sola.


Desde GS1 existe un trabajo que realizamos en forma continuada y sostenida al que llamamos “Disponibilidad de mercadería en góndola”, con el cual ayudamos a las empresas a asegurar la disponibilidad de sus productos de manera permanente.


A lo largo de este año, la pandemia nos impidió realizar esa tarea en forma física por lo que desarrollamos una herramienta digital, que funcionó muy bien y nos permite medir cómo están llegando los productos a las góndolas.


En líneas generales los niveles de abastecimiento estuvieron en los niveles habituales, en el orden de 92 por ciento, que claramente es un buen indicador comparado con el 95 por ciento de un año “normal”.


Después de la pandemia vamos a tener una nueva normalidad, ¿cómo debería ser la logística del futuro y qué herramientas son claves para su mejora?


Creo que nadie sabe lo que va a pasar post pandemia, ahora se habla de una segunda ola e incluso de una tercera, con lo cual es muy difícil imaginar el futuro.


Lo que sí es notable es que la pandemia fue un acelerador de tendencias que ya veníamos viendo, como es el caso del e-commerce, una actividad que venía creciendo año tras año, pero durante 2020 dio un salto de cinco años, y seguirá en expansión.


Otra tendencia es todo lo relacionado con la digitalización, desde el home office hasta el uso de herramientas digitales, incluyendo la forma de comunicación entre empresas, como el intercambio electrónico de información, algo que luego de la pandemia seguirá creciendo muy fuerte.


La conectividad será otro de los factores que impulsó la pandemia y que continuará después de ella. Cosas tales como saber dónde está mi pedido, quién me lo va a entregar, a qué hora va a llegar, y detrás de ello, la comunicación entre el comprador y la compañía que le brinda el servicio.


Luego de la crisis, la multicanalidad va a seguir creciendo: un mismo producto se venderá en el mundo físico y en el virtual.


Y para concluir, en la logística del futuro la sustentabilidad tendrá un rol muy importante, donde el cuidado del planeta será una prioridad.


FEDERICO BRAUN: “TANTO LA ÉTICA COMO LA SOLIDARIDAD FORMAN PARTE DE NUESTRA CULTURA”


En el inicio de la cuarentena, ¿qué impacto tuvieron en la organización las restricciones sanitarias? ¿Cómo se modificó la demanda desde los clientes, pedidos y entregas?


Tomado de una charla que presencié, armé un speach que compartí con todos los líderes de la compañía, al que llamé las 5C: Comunicación, Colaboración, Calma, Confianza y Comunidad. Todos estos conceptos fueron puestos en práctica a lo largo de la pandemia e incluidos en nuestro protocolo.


Un fenómeno que también ocurrió en el resto del mundo fue el de “One Stop Shop”, la gente quería encontrar todo lo necesario para enfrentar la pandemia en un solo lugar, rápido y cuidando su salud.


La C de comunidad se puso en práctica a través de una enorme donación que realizamos en las 80 ciudades donde tenemos presencia, a través de la entrega de alimentos.


¿Qué lugar ocupa la ética y la solidaridad dentro de tu organización?


Tanto la ética como la solidaridad forman parte de nuestra cultura. Siempre decimos que la base del éxito es tener una clara estrategia, un uso de las buenas prácticas y un buen clima laboral. Cada vez más la gente aprecia el lugar donde trabaja y todo lo que podamos hacer para mejorar ese clima laborar es muy bienvenido.


Esta crisis, si hay algo que dejó muy claro, es el impacto de la ecología en nuestro ecosistema. Al respecto, está en nuestro ADN hacer cosas que ayudan a preservar el medioambiente. Una de ellas, a modo de ejemplo, es la compra local, eso genera mayor sustentabilidad, menor costo y más trabajo local. Y ese es un camino que estamos seguros que hay que recorrerlo.


¿Cuáles son los planes de La Anónima a futuro y que aspectos aprendidos desde el Covid serán motores de cambio en los próximos años?


Como muchas otras crisis, la pandemia (más allá del aspecto sanitario) ha sido una enorme oportunidad, y generó, más que un cambio de paradigma, una aceleración de cosas que ya estaban “en nuestra cabeza”, como el e-commerce, el cual habíamos comenzado hace siete años con productos no comestibles, y a fin de año estaremos incluyendo los comestibles en treinta ciudades, con una venta online que se triplicó.


CARLOS CIRIMELO: “LA LOGÍSTICA SIN PLANIFICACIÓN NO ES EFICIENTE”


¿Cómo cambió el negocio logístico a raíz de la pandemia?


Básicamente lo que cambió fue la visibilidad que tuvo y tiene la logística. Cuando hablamos de logística no nos referimos sólo al transporte y almacenamiento, sino también de la gestión de flujos de físicos como de información, y allí es donde todo cambió en treinta días; la capacidad de gestionar flujos de forma más veloz era fundamental.


La logística determinó la subsistencia de muchos negocios y el abastecimiento de insumos críticos. Lo primero en lo que nos centramos fue en el cuidado de aquellas personas que no podían hacerlo desde su casa, manteniendo la salud y seguridad de nuestro empleados.


Un rol no habitual que la logística debió asumir fue el de articular una gran cantidad de emprendimientos solidarios que hubo en el país y necesitaban de la logística.


Por último, fue muy visible la logística como generador de trabajo en toda la pirámide social.


¿Qué rol juega este nuevo perfil de consumidor en la reconfiguración del negocio logístico?


Cualquier empresa que no toma sus decisiones mirando al consumidor no tiene futuro, entonces eso es lo que hay que seguir profundizando. Hoy el consumidor quiere comprar cuándo y dónde quiere, y la logística tiene preponderancia en el costo de venta, pero también es muy relevante en relación a la disponibilidad y a cuándo llega el producto, y en eso debemos seguir avanzando.


Los clientes quieren comprar en cualquier lugar, pero también los productores quieren que su mercadería esté disponible en cualquier lugar a bajo costo de stock, y una logística rápida baja costos totales.


Otro fenómeno que adquirió gran importancia es la cercanía. Una persona no quiere ir a buscar su paquete a 10 kilómetros de su casa, para ello la logística debe implementar punto de entregas que sean accesibles a los consumidores, además de la entrega domiciliaria.


Teniendo en cuenta estos nuevos desafíos, ¿qué se necesita para hacer la logística más competitiva?


Argentina tiene que acelerar sus decisiones en relación a quitar trabas que tenemos con el fin de reducir costos y ser más agresivos. En principio, implementar la digitalización. Hoy en nuestro país para cargar un camión hay que llevar un remito físico, de lo contrario el camión puede ser detenido en su trayecto.


Otro tema importante son las aduanas e impuestos interprovinciales. Es enorme esta problemática que sufrimos las empresas que transportamos productos de terceros.


La inseguridad no es una cuestión menor, ya que genera un incremento de 1,5 por ciento en los costos. En Argentina en muy difícil trabajar de noche y muy complicadas las entregas en determinadas zonas.

Por último, facilitar los conceptos de sustentabilidad. En Argentina, Andreani cuenta con furgones eléctricos y estamos trabajando para crear una flota nacional de camiones a GNC.


Todos los eventos de LIDE Argentina son carbono neutro gracias al aporte de Carbon Group y ClimateTrade.

SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO

NOTICIAS 365    INICIO    NOSOTROS    CONTACTO

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

Copyright 2020 Noticias 365 · Todos los derechos reservados