Consejos para abandonar la mentalidad del eterno deudor

Te llega el resumen de la tarjeta, pagás la mitad y refinanciás el resto. No podés cancelar el total porque también tenés que hacer frente a la cuota del auto, el monto mensual por los muebles que compraste para la casa y devolver una parte de lo que un familiar te prestó cuando le dijiste que tenías problemas serios para llegar a fin de mes. En ese momento, recibís el mail de una financiera fintech donde te ofrecen un préstamo de 120.000 pesos en el acto. No terminaste de leer el aviso que ya estás haciendo clic para ver cómo solicitarlo.


En nuestra sociedad, la mentalidad del eterno deudor conduce directamente a un escenario esquizofrenizante, donde todo el tiempo se reciben mensajes contradictorios e ignorarlos parece misión imposible.


Por un lado, las empresas e incluso el gobierno de turno te incitan a tomar deuda constantemente para aumentar tus consumos y los amigos y familiares te felicitan cuando comprás algo nuevo, especialmente si su precio es alto, pero luego, cuando caés en desgracia (o en el VERAZ, que viene a ser lo mismo), se te cierran todas las puertas: los propietarios no te alquilan sus viviendas, en las entrevistas laborales te quedás afuera de competencia antes de empezar y te persiguen los cobradores a sol y sombra. La soledad se vuelve protagonista de tu vida y la angustia funciona como un agujero negro que te hunde cada vez más en el ostracismo financiero.


Como en la mayoría de las situaciones, lo primero que podés modificar para salir del pozo es tu actitud. Por eso hoy te propongo seguir tres simples consejos para abandonar la mentalidad del eterno deudor: El objetivo es que actúen como disparador para acceder a la vida que te merecés.


1) Contabilizá tus deudas y clasificalas para saber cuáles cancelar primero

La mentalidad del eterno deudor te impide seguir el saldo de tus cuentas a diario. Estás lleno de gastos por consumos que hiciste en el pasado y por deudas cada vez más caras que asumiste para saldar deudas anteriores. En consecuencia, sentís que lo más sano es no mirar la realidad y optás por una desprolijidad financiera que termina agudizando tu crisis financiera. Soñás con un milagro que solucione todo mágicamente, pero lo cierto es que patear el problema para más adelante solo terminará agravando tu situación.


El primer paso es hacer un inventario de deudas y determinar dos valores claves: el monto total de la deuda a pagar y el pago mínimo mensual. En esta nota encontrarás las preguntas que debés hacerte antes de encarar este punto.


Una vez que tenés esos datos para cada una de tus deudas, podés aplicar el «índice de cash flow», un sistema desarrollado por el estadounidense Garrett Gunderson que prioriza la precancelación de deudas en función del flujo de dinero que cada una le quita al deudor todos los meses. Esta idea es muy interesante porque contradice la creencia dominante de que conviene cancelar primero la deuda por la cual se paga un mayor interés nominal.


Se trata del siguiente cálculo: Monto de la deuda a pagar / Pago mínimo mensual


Cuanto más bajo sea el resultado, más urgente será la precancelación de esa deuda.


El índice de cash flow nos dice que si el número resultante da entre 0 y 50 la deuda es muy nociva para nuestros bolsillos, por lo que conviene precancelarla cuanto antes. Un resultado entre 50 y 100 habla una deuda no tan nociva, a la que igual debe prestársele atención para no perder de vista su evolución. De 100 en adelante no sería tan relevante para nuestras finanzas personales. Por ende, los estímulos para su precancelación disminuyen.


2) Eliminá la tentación de los vehículos de acceso al crédito instantáneo

Las tarjetas de crédito o los préstamos a sola firma son ejemplos de vehículos de acceso al crédito inmediato que un deudor en esta situación debería borrar totalmente de su vida. La recomendación es dejar los plásticos descansando en algún cajón de la casa en lugar de llevarlos encima. De esa forma, se evitarán las tentaciones.


Si la persona cuenta con varias tarjetas (una práctica habitual entre quienes tienen mentalidad de eterno deudor por su inclinación a especular con distintos vencimientos), se recomienda ir dándolas de baja hasta quedarse solo con una. En un principio, puede parecer doloroso, pero es la única manera de detener el aumento de la deuda.


3) Visualizá tu futuro sin deudas

Cuando se encara un objetivo importante (como lo es el de abandonar la mentalidad del eterno deudor) puede resultar muy útil realizar ejercicios de visualización en los que imaginamos cómo será nuestra vida sin deudas, cuando nuestro tiempo regresa a nuestras manos y no está más en poder de los acreedores bancarios.


¿Cómo imaginás tu vida sin deudas? ¿Es más austera y eso te asusta? Seguramente en un principio lo será, pero como vimos la semana pasada, una vez que se resuelven los problemas de consumo aumentar tus ingresos resulta mucho más sencillo.


Concentrate en los aspectos positivos de la transformación que vas a experimentar en tu vida y verás que tu mente comienza a disfrutar desde el primer momento de ese sueño que se hará realidad. Ir dejando de deberle a cada santo una vela puede convertirse en un excelente estímulo para recorrer el camino de la salud financiera.


Si necesitás ayuda, hay lugares como Deudores Anónimos que suelen ser muy efectivos para trazar un buen plan. Encontrarás la experiencia y contención necesarias para sentirte acompañado en el proceso.


Conclusión


El peor camino posible es patear el problema por vergüenza, temor a la incomprensión o a la marginación. Una pobre cultura financiera produce además que los individuos sean mucho más permeables a la presión consumista propia del marketing empresarial y, en muchos casos, de los gobiernos de turno. Si bien la red de contención profesional parece ser mucho más escasa que la existente para adicciones más conocidas como el alcohol o las drogas, hemos visto en esta columna que los especialistas en la materia existen y pueden ayudar.


Existen miles de casos por año de personas que lograron superar una realidad asfixiante. Si ellas pudieron, ¿por qué vos no? La vida que te espera se disfruta mucho más.


Fuente: lanacion.com.ar



SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO