La importancia de desalentar el uso de pirotecnia y cuidar nuestra salud

Según datos de La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) más de 1000 personas deben ser asistidas anualmente en instituciones de la salud por lesiones producidas por el uso de la pirotecnia, de las cuales alrededor del 50% son niños y de ellos, el 75% varones. Además, entre el 25% y el 50% de los lesionados son solo observadores y de estas lesiones un 40% son en la zona de la cabeza, con un porcentaje muy alto en la zona de los ojos; y entre un 20 y un 40% en miembros superiores: manos y dedos.

“Utilizar pirotecnia puede causar quemaduras, problemas auditivos y lesiones en manos, rostro y ojos de por vida. Los más afectados son los niños de entre 5 a 14 años de edad. Por ese motivo, es importante tener en cuenta que no existe pirotecnia segura ni de bajo riesgo: todas pueden producir lesiones. Incluso las ‘estrellitas’ —en apariencia “inofensivas” y muy utilizadas por los más pequeños de la familia— pueden incendiar la ropa o lesionar los ojos,” comenta la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC. Y agrega que: “debemos ser conscientes del daño que produce la pirotecnia y buscar ideas novedosas para reemplazarla, como por ejemplo juegos con luces led de colores o guirnaldas de luces”.


Por su parte, la profesional describe algunas conductas riesgosas que empeoran los riesgos y aumentan la gravedad del daño:


- Permitir utilizar pirotecnia a niños.

- Reencender o tocar pirotecnia que falló o no enciende.

- Utilizar pirotecnia en el interior de las casas.

- Hacer estallar pirotecnia en recipientes metálicos o de vidrio.

- Manipular pirotecnia bajo los efectos del alcohol o drogas.

- Transportar artefactos en los bolsillos.

¿Qué se debe hacer y qué no se debe hacer ante un caso de quemadura?

Se define una quemadura como cualquier lesión producida en los tejidos vivos por agentes físicos, químicos o biológicos, que producen alteraciones que van desde el enrojecimiento de la piel a la destrucción de las estructuras afectadas, con distintos grados de gravedad según la extensión, localización, profundidad, etc.


Si una persona cercana a nosotros se ve afectada por una quemadura, la Dra. El Haj, recomienda asistirla de inmediato utilizando las siguientes técnicas de primeros auxilios:


● Extinguir las llamas haciendo rodar a la persona en el piso, cubriéndola con una manta o utilizando agua para apagar el fuego.

● Detener el proceso de quemadura quitando la ropa de la zona involucrada e hidratando las partes afectadas con agua corriente.

● En caso de quemaduras químicas, remover o diluir el agente químico vertiendo grandes cantidades de agua.

● No colocar cremas, pomadas, ungüentos caseros o medicinales.

● Envolver al paciente en un paño o una sábana limpia y solicitar atención médica de inmediato.

En relación con las lesiones oculares:

● No tocar ni realizar ninguna maniobra sobre los ojos.

● Cubrir el ojo afectado con una gasa y recurrir a un centro oftalmológico lo más rápido posible.


A su vez, la profesional destaca las siguientes recomendaciones:

● No prestar primeros auxilios sin garantizar su propia seguridad. Para ello se debe interrumpir la corriente eléctrica, utilizar guantes de protección contra productos químicos.

● No aplicar pomadas, aceite u algodones en bruto sobre la herida.

● No aplicar hielo, ya que este solo profundizará la lesión.

● No enfriar con agua de forma prolongada a la persona afectada, dado que ello puede provocar una hipotermia.

● No romper las ampollas antes de que estas puedan ser tratadas con pomadas antibióticas recetadas por un prestador de servicios médicos.

● Evitar el contacto directo de la herida con cualquier tipo de tejido, dado que ello podría provocar una infección.

● Evitar el uso de medicaciones antes de que el paciente haya recibido la atención médica adecuada.


SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO