El Gobierno espera que el agro y la industria saquen del aprieto al Central y reviertan la caída de

Ante las tensiones cambiarias, busca motivar a los exportadores a que hagan ingresar dólares. Los empresarios, entre el apoyo y el escepticismo.


Obligado por la situación cambiaria, con el Banco Central con cada vez menos reservas y una demanda de dólares que sigue firme, el Gobierno tuvo que acelerar la puesta en marcha de su anunciado plan “proexportador” y salió a implementar medidas para incentivar las ventas al exterior del agro y de sectores industriales, con una baja en las retenciones.


El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó al paquete de anuncios como una forma de “conseguir un ambiente más propicio para el desarrollo”. “Con estas medidas se respeta la parte fiscal y se busca fortalecer las reservas para generar mayor estabilidad”, admitió.



El jefe del Palacio de Hacienda reconoció que no se puede pensar en una relajamiento del cepo cambiario hasta tanto la situación de las reservas mejore. “Estabilizar la economía es un proceso, primero hay que detener la caída de reservas e ir a la velocidad que corresponde. Cuando tengamos fortaleza se va a modificar el esquema de regulaciones”, sostuvo.


El ministro dijo que “se observó un retiro de depósitos” en dólares en las últimas semanas, pero remarcó que “el sistema financiero está robusto”. “La Argentina aprendió lecciones del pasado”, dijo el jefe del equipo económico.


Sobre las restricciones cambiarias, señaló que “fueron medidas de transición para poder tener el espacio que nos permita una agenda de normalización”. Admitió que tras el anuncio de esas medidas “hubo un principio de ruido y hubo expectativas volátiles”, pero subrayó que “esto es un proceso y se va a ir ordenando”.

Las medidas para exportadores

A grandes rasgos, la nueva agenda para afrontar las tensiones cambiarias de las últimas semanas incluirá estímulos para que los exportadores de granos liquiden su cosecha de acá a fin de año.


Guzmán -acompañado por el ministro de Agricultura, Luis Basterra- puntualizó que en en el caso de granos de soja, las retenciones bajarán tres puntos porcentuales del 33% actual al 30%, en octubre, mientras que en noviembre, la alícuota será del 31,5%, y en diciembre del 32%. En enero próximo, la retención volverá a ser del 33%.


Por su parte, para aceites, la reducción pasa del 33% al 27% o 28% dependiendo del producto en octubre, que convergerá del 30% al 31% en enero de 2021, “estableciendo una brecha entre el grano y los aceites”, más conocido como diferencial. Para el biodiésel se reduce la alícuota del 30% al 26% en octubre, para culminar en un 29% en enero de 2021.


Esta medida busca impulsar la ventas de granos de soja en manos de los productores, estimada en torno de los 16,8 millones de toneladas, sobre la base de cálculos que se pueden realizar con datos del Ministerio de Agricultura, y acelerar la liquidación de exportaciones por parte de las empresas exportadoras agroindustriales, que en el acumulado de lo que va del año presentan una merma de casi el 13% respecto de los primeros nueve meses del año, al totalizar U$S15.133 millones.


El Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) destacó la “apertura al diálogo” por parte del Gobierno, pero advirtió que las medidas son una “aspirina para un paciente con fiebre”. “Lo que escuchamos hoy es una aspirina, claramente, en un paciente con fiebre. Tomamos como un aliciente, como una muestra del Gobierno a esta apertura al diálogo, a esta construcción público-privada”, resaltó el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins.


Para la industria se dispuso una baja de los derechos de exportación de los bienes finales industriales al 0% y de los insumos elaborados industriales al 3%. En el caso del sector automotriz, la baja al 0% de bienes finales es sólo para las exportaciones automotrices incrementales extra Mercosur.


También se decidió subir el piso de reintegros a la exportación en función del valor agregado, por el cual se incrementarán para los bienes finales industriales al 7% y de los insumos elaborados industriales al 5%.


El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, afirmó que las medidas anunciadas por el Gobierno fueron “bastante integrales”, y precisó que “van en el sentido de lo que la mayoría de las empresas estaban pensando o queriendo”. “Los derechos a las exportaciones industriales fueron puestos después de una enorme devaluación en 2018 y, de ahí en más, esa situación hoy no existe en la Argentina. Hoy es una Argentina totalmente diferente, que necesita exportar y que no puede tener derechos de exportaciones. Son medidas que van en el sentido correcto y las celebramos”, agregó.


Por último, para la construcción Guzmán anunció el envío al Congreso de dos proyectos de ley para fomentar la construcción de nuevas viviendas mediante beneficios impositivos y mejorar la cobertura del sistema de crédito hipotecario, a través de la creación de un fondo hipotecario.


La primera iniciativa prevé la exención de Bienes Personales por tres años sobre los activos financieros que se apliquen a nuevas construcciones. Y otro proyecto estará relacionado con el diferimiento del pago de Ganancias y Transferencia de Inmuebles correspondiente al aporte de un inmueble (por ejemplo, un terreno) a un proyecto de construcción, hasta el momento de finalizada o cobrada la obra.


En ese sentido, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Iván Szczech, dijo que celebraban las medidas y que “si bien hay propuestas que no llegan a concretarse, muchas serán incorporadas a proyectos de ley”. “Estamos muy a favor de los incentivos a la inversión en obra privada”, apuntó Szczech, que destacó muy especialmente los cambios para el crédito hipotecario, que sostuvo “es una deuda pendiente de la sociedad argentina”.


El Central, entre los yuanes y la devaluación

El BCRA tuvo su propio paquete de medidas. Para eso, el directorio decidió que permitirá una flotación con mayor “volatilidad” del tipo de cambio mayorista. De hecho, adelantó que comenzará la próxima rueda con una depreciación de 0,92%. Además, busca habilitar el comercio exterior en yuanes para evitar el uso de dólares.


La devaluación que habilita diariamente la autoridad monetaria dejará de ser homogénea sino que podrá ser variable. El directorio decidió abandonar el mecanismo de devaluación uniforme, otorgando mayor volatilidad y manteniendo el nivel competitivo del tipo de cambio real multilateral. De hecho, este viernes la primera postura de venta será de $76,95, 70 centavos más alto que este jueves.


Por otra parte, el BCRA permitirá que el comercio exterior con China se realice directamente en yuanes para evitar el consumo de dólares. “Se abrirá una rueda en el Mercado Abierto Electrónico y se tramitará las autorizaciones en el Rofex para permitir la compra del yuan contra el peso argentino, para operaciones de comercio exterior. También se abrirá la posibilidad de celebrar contratos a futuros denominados en yuanes”, explicó el Central.


De todas formas, aclaró que no implica que se habilite el ahorro en la moneda china. “Esta medida no implica que se puedan comprar yuanes físicos para atesoramiento ni se permitirá la apertura de cuentas bancarias denominadas en esa moneda”, concluyó.

SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO

NOTICIAS 365    INICIO    NOSOTROS    CONTACTO

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

Copyright 2020 Noticias 365 · Todos los derechos reservados