El dramático relato del chofer del colectivo en el que mataron a dos personas: “Gracias al policía e

El conductor de la línea 100 contó en TN cómo fue el intento de robo y el posterior tiroteo. El efectivo de la Federal y un pasajero fueron asesinados.


Un efectivo de la Policía Federal (PFA) y un pasajero murieron este lunes a las 23.40 en Barracas, y otro hombre resultó herido, tras un asalto y tiroteo que se produjo a bordo de un colectivo de la línea 100. La unidad circulaba por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez.


“Venía por el recorrido Suárez-Vieytes, yendo para Lanús. En Quinquela Martín me hacen parar dos tipos. Sube uno y va para el fondo. El otro, mira para todos lados y sube. Me pasa de largo, me lo quedo mirando y ahí es cuando dije: ‘Estamos todos regalados’”, comenzó relatando Pablo, el chofer del interno 4845 y testigo de los asesinatos, en diálogo con TN.


Y continuó contando que uno de los hombres “dijo algo como ‘esto es un asalto’ y empezaron los tiros. “Me agaché para cubrirme y que sea lo que Dios quiera”, admitió.



El policía asesinado fue identificado como Esteban Nicolás Lagos, de 28 años, padre de dos hijos, quien murió en el hospital policial Churruca. La otra víctima es Juan Roberto Bonifacio, de 34 años, que recibió un disparo en la espalda.


Gracias al policía estamos vivos, se llevó la peor parte. Sin él no sé lo que hubiera sido porque los delincuentes estaban locos”, admitió el chofer.

Pablo recordó que Lagos estaba sentado en los asientos ubicados detrás de la puerta del medio y que, cuando comenzó el asalto, “se identificó y empezaron los tiros”. En ese momento, en el móvil había alrededor de diez pasajeros. Para el chofer, solo uno de los delincuentes tenía un arma, pero los testigos aseguraron que estaban armados los dos.

“No veía nada, esperaba que me tiren. Me iban a dar porque era un tiroteo ida y vuelta”, resaltó el conductor, y aseguró que no recibió ningún impacto de bala, pero admitió: “Tengo la cabeza herida por los nervios”.

Tras dispararle al policía, uno de los delincuentes se escapó por la puerta del medio y el otro fue a increpar a Pablo, y le apuntó con el arma, para que le abra la puerta de adelante. “Volví a arrancar el colectivo y hasta que no frena la puerta no abre”, explicó.

El conductor comenzó a manejar hacia el Hospital Argerich, pero llegó a la Comisaría 30, ubicada en Herrera y California, donde se detuvo a pedir ayuda. “La Policía de la Ciudad se encargó de todo”, admitió. Mientras tanto, los pasajeros intentaban auxiliar a las víctimas.


“Ahí lo levantaron al efectivo y se lo llevaron para el Hospital Churruca, pero murió en el camino”, contó el conductor. Y agregó: “El otro señor caminó tranquilo, bajó conmigo por adelante, se quedó al lado de la puerta, empezó a dar vueltas, se sentó en el piso, se acostó, pensamos que había convulsionado. Después se levantó, se sentó en la puerta del colectivo y empezó de vuelva a tirarse y levantarse. Lo llevó la ambulancia y nos enteramos que murió también, tenía un tiro en la espalda”.


Según informaron fuentes policiales a Télam, a Lagos lo asesinaron por la espalda y escaparon con su arma reglamentaria. Los médicos del centro de salud no pudieron salvarlo dada la gravedad de su estado. En tanto, otros dos pasajeros resultaron heridos y fueron trasladados al Hospital Argerich: uno murió esta madrugada y el otro, que recibió un disparo en uno de sus pies, se encuentra fuera de peligro.


Este no es el primer episodio de inseguridad en el colectivo que sufre Pablo en sus 13 años como chofer de colectivo, sino el segundo. El anterior, fue hace algunos años cuando un delincuente subió a robarle con un cuchillo.


Los dos hombres que lo asaltaron este lunes tendrían "45 años uno y, el otro, entre 25 y 30”, informó. El más joven fue el que se quedó adelante junto a él y que terminó apuntándolo con el arma para que lo dejara descender por la puerta de adelante.


“Ellos dijeron que iban a robar, nunca robaron. Duró 20 segundos, se subieron en la esquina, crucé la bocacalle y se terminó todo. Bajaron y huyeron corriendo para el lado de Vélez Sársfield”, relató Pablo.

Pablo sigue en shock, según contó, a ninguno de sus compañeros le pasó algo como lo que le sucedió a él anoche: “Que tuviera un asalto sí, pero no un tiroteo y muertos”. Al momento, solo le pudo contar lo que le pasó a la mayor de sus tres hijos, que tiene 23 años.


“Nunca pensé que me iba a pasar así. Ahora ya sé que salgo y no sé si vuelvo. Así le puede pasar a cualquier trabajador, no solo colectivero”, se lamentó el chofer.

SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO

NOTICIAS 365    INICIO    NOSOTROS    CONTACTO

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

Copyright 2020 Noticias 365 · Todos los derechos reservados