ACDE reunió a empresarios, dirigentes sociales y sindicales con necesidad de generar inversión

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) celebró hoy la primera jornada del XXIV Encuentro Anual ACDE “Hacia un capitalismo más humano” con la presencia a través de un videomensaje del Papa Francisco, así como de dirigentes políticos, empresarios, líderes sociales y sindicalistas, que coincidieron en la necesidad de generar inversión y empleo para salir de la crisis en la postpandemia.


En la apertura, Ignacio Gorupicz, presidente del Encuentro Anual, destacó: “El desafío que tenemos como país es la necesidad del encuentro. Nos cuesta esa unión de voluntades libres para constituir el sueño común que es la Argentina. Tenemos que poder combinar las verdades de cada uno. Debemos integrarnos de forma inteligente al mundo y aprender a vivir con lo nuestro.” Y recordando al fundador de la Asociación dijo “Enrique Shaw nos dejó una hoja de ruta para ir a ese capitalismo más humano que queremos para la Argentina. Tuvo visión de largo alcance para llevar el mensaje de Cristo a la empresa y humanizar las fábricas. A continuación, se transmitió el videomensaje grabado para la ocasión por el Papa Francisco. “La construcción de una sociedad justa la tienen que hacer todos: empresarios, sindicalistas y dirigentes. Tenemos que emprender el camino hacia una economía social”, dijo y continuó, “necesitamos volver a la economía de lo concreto. Y lo concreto es la producción, que haya trabajo para todos. Donde hay pobreza hay que pensar si la economía es justa o social. El desafío de crear trabajo es invertir en el bien común y para ello es fundamental el poder de las Pymes. La creatividad viene de abajo hacia arriba. Los empresarios deben ser creativos y audaces.”


En el primer panel, titulado “La mirada cristiana de la economía y la sociedad” el secretario adjunto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral del Vaticano, Padre Augusto Zampini, señaló: “Vivimos un momento difícil, producto de un modelo de desarrollo que genera inequidad, que se ha exacerbado con el COVID. Pero estamos ante una oportunidad de soñar en grande, ir a las causas de las distorsiones políticas y económicas y construir una nueva realidad más próspera.” Por su parte la directora ejecutiva de Eco Go, Marina Dal Poggetto, sostuvo que “en Argentina tenemos una tendencia extraordinariamente mediocre: sin crecimiento, sin ahorro para destinarse a la economía local, sin moneda para la inversión no vamos a poder terminar con la pobreza.” En el mismo sentido, el economista del IAE Business School de la Universidad Austral, Roberto Vassolo, señaló: “Argentina no es justa ni próspera. Hoy estamos arriba del 45% de pobreza y no tenemos un sector privado dinámico y pujante. Los países vecinos nos duplican en cantidad de empresas por habitantes”. Y agregó: “Argentina está muerta porque tiene a sus emprendedores en un mínimo histórico y el derecho de propiedad sobre los medios de producción está abolido porque la presión impositiva sobre las empresas es abrumadora.”


En el panel “Construcción de confianza entre sindicalistas y empresarios” dialogaron Cristian Jerónimo, secretario general de la Juventud Sindical Nacional, y Marysol Rodríguez, secretaria de UIA Joven, quien dijo que “es el momento y estamos lo suficientemente maduros para continuar un diálogo con el sector sindical, para construir confianza y deconstruir prejuicios. El trabajo que iniciamos rindió sus frutos y ahora tenemos confianza en el otro. La confianza basada en valores es la piedra fundamental en la agenda de la transformación y las instituciones son clave en este proceso”. Jerónimo coincidió:


“Tenemos que generar juntos un proyecto de largo plazo para volver a poner a la Argentina de pie. Hay muchos empresarios comprometidos con su patria y el Estado, las organizaciones gremiales tenemos que acompañar, priorizando las necesidades de los que menos tienen”. El sindicalista concluyó destacando que “ya no alcanza con un plan social. La gente necesita desarrollarse y tiene que haber un proyecto que incluya a todos los trabajadores. El trabajo dignifica y permite a educar a nuestros hijos.”


El tercer panel contó con la participación de Emilio Pérsico, secretario de Economía Social y secretario general del Movimiento Evita, y la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat del GCBA, María Migliore, quienes destacaron el valor y los desafíos de la Economía Social. “La economía popular tiende a resolver el problema central del modelo, que es la falta de trabajo. Sin capital, mucha gente sale a inventar su propio trabajo para integrarse a un capitalismo en el que es muy difícil ser parte” explicó Pérsico y siguió: “Si resolvemos los problemas y las demandas que tienen los empresarios, Argentina va a volver a crecer y eso va a suceder. Pero no va a resolver el problema de fondo que tienen los de abajo para conseguir trabajo. Hay que crecer desde abajo y desde la periferia al centro”. Respecto de las ayudas del Estado el líder de Movimiento Evita explicó que “El subsidio no integra. Es el trabajo lo que integra y dignifica a las personas. Hay mucha ayuda, que está bien para la crisis, pero si se extiende en el tiempo genera vicios sociales” concluyendo en que es importante salir del subsidio y volver a la inversión.


Por su parte la ministra porteña Migliore señaló: “Tenemos que trabajar para romper las barreras estructurales que impiden a la economía popular insertarse en materia de producción, comercialización y distribución.”


Sobre el cierre del evento dialogaron Gerónimo Frigerio, director de gf Consulting Group, y Carolina Castro, directora de Industrias Guidi, sobre el poder de las PyMEs como generadoras de empleo. En este panel Frigerio explicó que “La pandemia magnificó nuestra crisis, nuestro contexto. Nos enfrentó con realidades con las que convivimos desde hace años: pobreza, informalidad y desempleo. La división es parte de un proceso de crisis que necesitamos sobrellevar, porque el desafío es cooperar para el desarrollo económico”. En ese sentido, la directora de la PyME autopartista agregó: “La presión tributaria para una Pyme es en la Argentina de las más altas del mundo. Tenemos que hacer un sistema tributario que incentive la creación de valor, promover el acceso al crédito, que hoy no existe en nuestro país, y discutir los convenios laborales que datan de la década del 70. Es muy importante el foco en el contexto: un eco-sistema institucional que permita a las Pymes desarrollarse.”




SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO