¿Estamos igual o peor que el 2001?

Otro masivo "banderazo" contra el Gobierno se llevó a cabo ayer en torno al Obelisco y en las plazas centrales de todo el país. Las movilizaciones se producen por la crisis profunda que sufren la mayoría de la población en materia económica (recordemos que la pobreza sigue -mes a mes- en aumento) pero además por el rumbo institucional que está tomando el país.

Ayer, bajo los hashtag #13STodosALasCalles, #13SPorLaRepublica y #13SPorLaLibertad, los manifestantes empezaron a llegar a los puntos de encuentro pasadas las 16 y permanecieron durante tres horas. En la Ciudad se reunieron en avenida Corrientes y 9 de Julio, y en localidades de la provincia de Buenos Aires y el interior del país los puntos de encuentro generalmente fueron en las plazas principales.

¿La economía está igual o peor que en el 2001? Muchos analistas económicos señalan que "la piña que nos vamos a pegar, si esto no para, es mucho peor que la del 2001". Los caída es sostenida, días atrás se dio a conocer que la caída del sector textil en agosto fue del 32%. El consumo, que cae todos los meses, en agosto cayó 6,7%. Las exportaciones, un 25% y así todos los indicadores de la economía.

Aparentemente, el 2001 en perspectiva, será un buen año respecto al 2020.

Muchos manifestantes dieron su presente en la convocatoria a pie y con barbijo, en tanto que otros se expresaron desde sus autos para disminuir el riesgo de contagio de coronavirus. Desde los vehículos tocaron las bocinas, exhibieron banderas y profirieron cánticos contra el Gobierno. En un momento, un grupo entonó la Marcha a la Bandera.

Uno de los principales motivos de descontento en la marcha fue la reforma judicial que impulsa el gobierno nacional. "¡No a la reforma! Baste de impunidad", vociferaban los manifestantes. Amplios sectores la consideran una forma de darle garantías a exfuncionarios y empresarios ligados al gobierno anterior. También causa malestar el otorgamiento de la prisión domiciliaria al empresario Lázaro Báez, quien se encontraba detenido con prisión preventiva hace más de cuatro años, procesado por delitos de corrupción.

"Estoy acá para defender a la república de este gobierno corrupto", dijo una mujer minutos antes de las 18.30. Poco después, sonó el Himno Nacional. Las consignas contra la corrupción y la reforma judicial protagonizaron en gran medida las pancartas que blandieron los manifestantes. "Me decepciona escuchar a jóvenes diciendo que el futuro está afuera. Estamos construyendo un país con muchos problemas económicos", agregó otra mujer, en diálogo con un canal de noticias.

La decisión del Tribunal Oral Federal 4, realizada en cumplimiento de un fallo de la Cámara Federal de Casación Penal, causó rechazo en un amplios sectores de la población. Hoy el paradero de Báez es desconocido para el público (aunque se dice que está en su casa de Cariló), luego de que el miércoles por la noche vecinos del country Ayres del Pilar, donde planeaba alojarse en una de sus propiedades, impidieron su ingreso.

El nuevo "banderazo" se desarrolló al final de una semana marcada por las polémicas protestas de la policía bonaerense, que desembocaron en la decisión del presidente Alberto Fernández de quitar el 1% de coparticipación a la Ciudad en beneficio del gobierno bonaerense de Axel Kicillof, y la consecuente demanda ante la Corte Suprema del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para dejar sin efecto el decreto presidencial.

En ese sentido, esta tarde hubo quienes expresaron su apoyo a Rodríguez Larreta. "Defendamos la Ciudad", pudo leerse en varios carteles. Un reclamo similar hicieron algunos vecinos porteños de Belgrano: "Que se respete la Constitución Nacional".

Las protestas se reprodujeron en muchas ciudades, entre ellas, La Plata, Mar del Plata y Bariloche, y llegaron hasta el frente de la quinta de Olivos. Sobre la avenida Maipú, un numeroso grupo se expresó en contra de las medidas implementadas por Alberto Fernández, en una convocatoria donde prevaleció la bandera argentina. "¡Que se vayan todos!", gritó una mujer desde la ventanilla de su rodado, estacionado frente a la quinta.

En Mendoza, otro de los puntos donde se repitió la convocatoria, un hombre de 66 años dijo a la televisión: "No me banco más la impunidad. No la soporto más. Estoy cansado de todo esto". Jorge, un usuario de la red social Twitter, destacó: "Otro banderazo y seguiremos hasta volverlos a sacar del poder a puro voto".

La protesta se produjo también ante la continuidad de las tomas de tierras, una práctica que se extiende hace meses en distintos puntos del país, en el marco de la fuerte crisis económica y el histórico déficit habitacional. El fenómeno despierta cuestionamientos desde sectores críticos del Gobierno -por ejemplo, la marcha de vecinos en Villa Mascardi, hace dos semanas-, pero también genera roces al interior de la coalición de gobierno, a nivel nacional, como en la Provincia. "Usurpar tierras es delito y permitirlo es complicidad", se podía leer en un cartel hecho a mano.

La última manifestación de estas características se produjo el feriado del 17 de agosto, aniversario de la muerte del General San Martín, cuando se multiplicaron las movilizaciones en todo el país en rechazo a las medidas políticas del Gobierno en el marco de la pandemia de coronavirus. Esa convocatoria también surgió en las redes sociales, bajo el hashtag #17A, y provocó manifestaciones, al menos, en diez provincias.

SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO