Un postre con frutillas y crema que te va a sorprender

Una receta que tiene muy poco trabajo pero con un resultado muy dulce.

Quizá esta sea una postura controvertida en el mundo de los postres, pero yo creo que las frutillas y la crema batida combinan mejor con una masa bien crujiente que con los bollos suaves del clásico postre de Nueva Inglaterra llamado “strawberry shortcake”. En mi opinión, es pan, no torta, y es mejor comerlo en el desayuno, no en el postre. Las galletitas son indudablemente dulces y crujientes, además ofrecen un contraste de textura con toda esa fruta confitada y crema suave. También son más convenientes. Puedes hornearlas con unos días de antelación, mientras que los bollos deben comerse a las pocas horas de hacerlos.

Para hacer estas galletitas más crujientes, agregué un poco más de azúcar de la que normalmente usaría. También usé manteca cultivada para hacerlas aún más sustanciosas. Pero la normal funciona perfectamente bien, así que la podés usar. Incluso podrías usar manteca con sal. Solo reduce la sal de la lista de ingredientes a 1/4 de cucharadita. Sin embargo, una advertencia: la masa es muy pegajosa. La forma más fácil de tratarla es aplastar la masa para formar un tronco (o dos), envolverla en plástico, luego enfriarla, cortarla y hornearla. Me gusta meterlas en el horno hasta que presenten un anillo marrón oscuro en la circunferencia y tengan un sabor ligeramente caramelizado. A mi marido le gustan hasta que la parte superior se ve como oro pálido y tiene más gusto a vainilla. Para que ambos seamos felices saco una bandeja del horno antes que la otra.

Como son más bien dulces, no vas a necesitar mucho azúcar. Si tenés la suerte de conseguir frutillas tan maduras que sueltan jugo cuando las cortás, espolvoréalas solo con un poco de azúcar. Las que están menos maduras quizá necesiten un poco más, pero usa solo lo suficiente para hacerlas más jugosas. Luego serví la crema batida, las frutillas y las galletitas en platos separados y deja que cada quien las combine en sus potes, agregando crema. Me gusta usar las galletitas en lugar de una cuchara para agarrar las frutillas y la crema para ir saboreando poco a poco. Con un bizcochuelo eso no se puede hacer.

Receta de galletitas de manteca con frutillas y crema batida

Rinde: 4 porciones, y masa extra.

Tiempo total de preparación: 1 hora, más el enfriamiento.

Ingredientes

Para la masa:

1 taza / 225 gramos de manteca sin sal a temperatura ambiente.

3/4 de taza / 150 gramos de azúcar.

1 yema de huevo.

1/2 cucharadita de sal.

1 vaina de vainilla, cortada a lo largo o bien, 1 cucharada de extracto de vainilla.

1/2 cucharadita de agua de azahar o cáscara de naranja rallada.

2 tazas / 255 gramos de harina para todo uso.

Para servir:

475 gramos de frutillas, en rodajas.

Azúcar, al gusto.

1 taza / 240 mililitros de crema para batir.

Preparación:

1. Batir la manteca con el azúcar durante unos 2 minutos hasta que esté ligera y esponjosa. Incorpora batiendo la yema de huevo, sal, vainilla y agua de azahar, si se utiliza. Luego, incorpora la harina hasta que esté suave, y raspá los lados del bowl con una espátula de goma.

2. Reuní la masa y colocala en un plástico para envolver de 30 centímetros de largo y formá un tronco de 4 centímetros de diámetro. La masa estará muy pegajosa, así que ayudate del plástico para formar el tronco (o hacé dos troncos más cortos si es más fácil). Luego envolvelo y mételo en la heladera hasta que esté completamente frío, al menos 3 horas (y hasta 5 días).

3. Cuando todo esté listo para meter al horno, calentalo a 176 grados Celsius y cubrí dos bandejas para hornear con papel manteca.

4. Cortá el tronco en rodajas de 6 milímetros de grosor. Ponelas en las bandejas preparadas y meté al horno hasta que las galletitas estén doradas en los bordes, de 10 a 15 minutos. Pasá las bandejas de hornear a una rejilla de alambre para que se enfríen completamente. Las galletitas pueden hornearse hasta 4 días antes y guardarse en un recipiente hermético a temperatura ambiente.

5. Cuando estén listas para servir, espolvorea las frutillas con un poco de azúcar y dejalas reposar durante 15 minutos para que suelten el jugo.

6. Batir la crema, añadiendo una o dos cucharaditas de azúcar, si querés. Tené en cuenta que las galletitas son muy dulces, por lo que es posible que no haga falta.

7. Poné a las frutillas en potes para para servir y cubrilas con la crema batida. Rociá el jugo de las frutillas sobre la crema. Meté una o dos galletitas en cada pote y serví con cucharas.

SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO