La recuperación económica llegó

De acuerdo a un informe reciente del IERAL, un instituto dependiente de la Fundación Mediterránea, señala que a nivel nacional la economía habría dejado de caer en el primer trimestre de este año, con la expectativa de una recuperación en los siguientes cada vez más fuerte.

Las regiones han seguido una tendencia similar, aunque se observan dos grupos diferenciados. Al primero le ha ido relativamente mejor, en el sentido de que no sólo ya habría tocado fondo (Pampeana y Cuyana), sino que además en algunas provincias se observa una recuperación. Por otro lado, las regiones norteñas han sido las más afectadas en los últimos doce meses, y el NOA todavía seguía en caída.

El informe de la institución que preside la empresario cordobesa Pía Astori, señala asimismo que una mayor actividad también repercute en la creación de empleo privado. En general, las provincias con peor desempeño en actividad también se vieron perjudicadas al reducir más el empleo privado, como ha ocurrido en la mayoría de las jurisdicciones norteñas, con algunas excepciones como Salta y Jujuy. Otra jurisdicción con mal desempeño ha sido Tierra del Fuego.

En cambio, Neuquén y varias de las grandes (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) son las menos afectadas por la recesión. Es decir, tuvieron menor actividad y redujeron el empleo, pero en menor medida que el resto de las regiones. Al tercer trimestre del año pasado, los sectores más afectados en regiones eran industria, construcción y comercio, algo que se repite a nivel nacional a Abril de este año.

¿Qué ha estado ocurriendo?

La tendencia general la marca la Nación, que sufrió una fuerte caída en su actividad económica, principalmente por la abrupta reducción del poder de compra de su población, luego de las devaluaciones experimentadas desde 2018. En ese contexto, ¿por qué afectó más a las regiones norteñas? Para eso, es conveniente tener presente tres motores de la actividad económica: consumo, sector público y exportaciones. En general, varias provincias norteñas cuentan relativamente con menos recursos naturales, y se hallan muy alejadas de los grandes centros de consumo. Por ende, son más dependientes de los fondos nacionales y son menos exportables. De los tres motores recién mencionados, el consumo y el sector público pesan más en dichas regiones. Y justo esos dos motores son los que se desinflaron desde mediados del año pasado.

a. Consumo: ventas y poder de compra

Las ventas cayeron en todo tipo de comercio, y con mayor intensidad en aquellos que ofrecen bien de consumo postergable, y también más en aquellos cuyas ventas requieren financiamiento. Los autos son el ejemplo típico, y sus ventas son las que se redujeron en mayor porcentaje. A nivel regional, tanto en supermercados como en autos, las caídas en ventas fueron mayores en las provincias norteñas

Estas menores ventas son compatible con la abrupta reducción del poder de compra de asalariados, luego de la devaluación. Y a eso se agregaron los menores créditos al sector privado, no sólo por una mayor reticencia de los bancos a prestar en periodos recesivos, sino también por la menor capacidad prestable de las entidades financieras, causada por los mayores encajes fijados por el Banco Central, en su combate para reducir la inflación.

Lo notorio es que los dos indicadores de capacidad de compra considerados (masa salarial privada y créditos al sector privado) cayeron en las regiones norteñas a un ritmo similar al de la Pampeana. Entonces, ¿por qué las ventas disminuyeron más en el Norte? Hay dos explicaciones, vinculadas a otros ingresos. Uno son los salarios públicos, y es posible que los ajustes hayan sido mayor en el Norte. El otro es los ingresos “no salariales”, como el de los exportadores, que han mejorado, ingresos que son relativamente bajos en el Norte. Ambos puntos los analizaremos más adelante. Un comentario adicional. Un alto porcentaje de la industria nacional destina sus ventas al mercado interno que ha sufrido la mayor contracción. Consecuentemente, se explica así la caída en ventas y empleo en el sector industrial.

b. Motor público: Gastos

La recesión ha reducido la recaudación impositiva, neta de inflación. Aunque las provincias se vieron beneficiadas al recibir un mayor porcentaje de la recaudación de impuestos nacionales, sin embargo las transferencias automáticas, netas de inflación, se redujeron en promedio un 5% inter-anual en el segundo trimestre del año, con la excepción de Buenos Aires y La Pampa. Debido a los menores ingresos, los distintos gobiernos provinciales se han visto obligados a ser moderados en sus gastos. En algunos casos, hay indicadores, que muestran una posible reducción en la obra pública en varias provincias. Por ejemplo, la reducción del despacho de cemento a granel se ha notado mucho más en las regiones norteñas, mientras que en varias provincias pampeanas ha habido un incremento, como también en algunas cuyanas y patagónicas

Es decir, el motor público, que tiene mayor peso en las provincias norteñas, se ha desinflado en la primera parte de este año.

c. Motor externo: exportaciones

Aunque todavía no se observa un boom de las ventas externas, se puede comentar que, por un dólar más caro, el poder de compra de los exportadores ha mejorado notoriamente, a pesar de las mayores retenciones. Eso se ha podido aprovechar más en la región pampeana, y en parte de la Patagonia. En el siguiente indicador, no sólo se ha considerado la dinámica del poder de compra de los exportadores, sino además la importancia de las mismas en cada provincia. Si es baja, influyen poco las mayores ventas externas. La región Pampeana es de las más exportables, y por lo tanto, se beneficia más con un dólar más caro. Lo inverso con la mayoría de las jurisdicciones norteñas.

Resumiendo, el motor externo ha ayudado a compensar las fuerzas contractivas de la economía. Y ese impulso positivo se ha notado más en la región Pampeana, que es más exportadora, y por el contrario, mucho menos en las regiones norteñas. Perspectivas Hasta fin de año, no se esperan grandes cambios. Si la estabilidad cambiaria de estas últimas semanas se mantuviese, podría ayudar a la recuperación de las ventas internas. Las elecciones podrían activar el motor público, pero en forma limitada, dadas las restricciones presupuestarias de los gobiernos provinciales. Y por el lado externo, el dólar todavía caro favorecería a las exportaciones, y más con la mayor cosecha en el agro pampeano. En ese contexto, podría esperarse una leve recuperación de la economía nacional, y por ende, las regionales. Debido al motor externo, quedaría mejor posicionada la región Pampeana, que es la de mayor peso en la economía nacional, mientras que quedaría rezagadas las norteñas, como se ha visto en estos últimos tiempos.

Jorge Day (IERAL).

SECCIONES
LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO

NOTICIAS 365    INICIO    NOSOTROS    CONTACTO

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

Copyright 2020 Noticias 365 · Todos los derechos reservados