NOTICIAS 365    INICIO    NOSOTROS    CONTACTO

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

Copyright 2019 Noticias 365 · Todos los derechos reservados 

Alquileres: todo lo que tenés que saber para evitar trampas y comisiones

19/06/2019

Se acerca la renovación del contrato de alquiler y te dan la tan temida noticia: te aumentan un 42 por ciento cuando tu sueldo apenas subió un 21. El dueño de la propiedad puede marcar el incremento que considere oportuno sin tener en cuenta los valores del anterior contrato, por lo que en muchos casos no queda otra opción que buscar un nuevo lugar donde vivir. Ahí empieza un camino complicado y plagado de adversidades.

 

 

Desde septiembre de 2017 que en la ciudad de Buenos Aires está vigente la Ley de Alquileres porteña (Ley 5859), que estableció que las comisiones de 4,15% del valor de los contratos tenían que estar a cargo de los propietarios o locadores. Algo que podría perder vigencia próximamente después de que la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad revocó un fallo de primera instancia y determinó que la norma es ilegítima. El Gobierno y las asociaciones de inquilinos apelaron a la resolución y por el momento la norma se mantiene vigente.

 

En este año y nueve meses de vigencia la ley no fue respetada en su totalidad o se buscó la manera de violarla. Algunos propietarios trasladaron el precio de la comisión que no pueden cobrar a los inquilinos directamente a las cuotas de los alquileres. 

 

“A mí de un año al otro que saliera la ley me aumentaron muy por encima de la inflación, imagino que para compensar el hecho de que la comisión esa vez ya no corría por mi cuenta”, contó P.L.R. al diario Perfil. “Te lo meten por otro lado si no te cobran honorarios”, lamentó N.E.

 

Por otra parte, algunas inmobiliarias siguieron cobrando los honorarios al inquilino a través de distintos mecanismos. Uno de los más frecuentes es pedir en el anuncio de la propiedad dos o tres meses de depósito pero, luego al firmar el contrato, solo se entrega uno o dos, mientras que el otro se destina al pago de los honorarios. 

 

“El anuncio ponía que se pedían dos meses de depósito y así lo firmé al hacer la reserva. Avisé en el otro departamento que me iba y cuando fui a firmar el nuevo contrato el escrito decía que solo era uno, le consulté al señor de la inmobiliaria y me dijo que la otra parte del dinero era para él, que de algo tenía que vivir”, explicó E.S.F. a este medio.

 

En ese caso, los locatarios afrontan la disyuntiva de buscar otra propiedad o hacerse cargo del costo para vivir donde uno quiere. “Las inmobiliarias son especialistas en incumplir la ley y trabajar en negro. Si alguien ya pagó la comisión, puede hacer un reclamo después de firmado el contrato. Es fundamental tener alguna prueba, como un mail, WhatsApp, o algún recibo”, explicó a PERFIL Gervasio Muñoz, de la Federación de Inquilinos Nacional.

 

Ni el dueño ni la inmobiliaria pueden tomar una represalia para el inquilino tras hacer la denuncia, si bien existe la posibilidad de que cuando tengan que renovar el contrato decidan no hacerlo.

 

“La ley 5859 sigue vigente con una fuerte presión de las inmobiliarias de todo el país en la justicia para que se caiga y los inquilinos volvamos a pagar. El mecanismo para reclamar en el caso de que le quieran cobrar es el área de inquilinos de la Defensoría del Pueblo, el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) o acercarse a Inquilinos Agrupados y nosotros llevamos adelante la denuncia”, señaló Muñoz.

 

El presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad, Armando Pepe, confirmó a este medio que el pago de la comisión no es responsabilidad de los inquilinos, por el momento, a la espera de que la Justicia resuelva la situación: “No podemos cobrar honorarios a los inquilinos aún. Si los corredores inmobiliarios lo hicieran tendrían sanciones muy duras. Hay que denunciarlo con pruebas en la sede ubicada en Alsina 1382 de lunes a viernes de 9 a 17 horas”.

 

Otros gastos. El Código Civil y Comercial permite cobrar un mes de depósito por cada año de contrato, un monto que debe ser devuelto cuando finaliza el mismo. Es decir, que además del mes de adelanto el inquilino puede ser que deba abonar dos mensualidades más. “Normalmente solo se pide uno, los propietarios están flexibles”, remarcó Pepe.

 

Asimismo, el inquilino debe costear los costos de pedido de informes, no el de la gestoría, un trámite que el Colegio de Escribanos estipula que es de $450, aunque en la práctica la tarifa suele ser más alta. También puede requerir los gastos de garantía bancaria o de seguros si no se presenta garantía propietaria.

 

“No es obligatoria la intermediación de inmobiliaria. En ese caso, el inquilino no tiene ningún gasto más que pagar el mes adelantado y el  mes de depósito”, destacó el presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad.

 

La Defensoría del Pueblo porteña dio a conocer en junio un informe sobre cuál es el valor promedio de un alquiler. Para departamentos de un ambiente ronda en los 12 mil pesos más 3 mil pesos de expensas; mientras para los de dos ambientes el precio se ubica en 14 mil pesos y 3.500 pesos de expensas. En el caso de un departamento de tres ambientes, el costo  promedio de alquiler ronda 20 mil pesos y 4.400 pesos de expensas. "En la Ciudad, del total de inquilinos, un 57% elige las  opciones tradicionales con contratos de dos años", puntualizó el informe. 

 

Fuente: Perfil

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

SECCIONES
Please reload

Please reload

LO QUE HAY QUE SABER
CLIMA
SUMATE A NUESTRAS REDES SOCIALES
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
este-es-el-que-va.gif

CAMPO

CLIMA

DEPORTES

ECONOMÍA